Historia de la Fundación

     La Fundación para Vivir el Zen es una persona jurídica sin ánimo de lucro que tiene como propósito difundir y facilitar la práctica del Zen.

Fue creada el 17 de abril de 1998, teniendo como patrimonio la finca La Tierra, que desde que se adquirió se ha venido adecuando a las necesidades de una vida de comunidad y al desarrollo de sesshins (retiros).

La Fundación reemplazó a la Asociación Zen de Colombia, que había sido creada en 1990 por Reitai Lemort con sede en el dojo de Bogotá, y había impulsado la creación de dojos en otras ciudades del país.

Los recursos de la Fundación provienen principalmente de los aportes de las personas que vienen a practicar en las sesshines y en los dojos, y de las donaciones de las personas que quieren apoyar la difusión de la práctica de la meditación Zen.

Los recursos son utilizados para difundir la práctica del Zen, mantener y mejorar las instalaciones de La Tierra y del dojo de Bogotá, y ayudar a los miembros de la comunidad de residentes si así lo deciden los organismos administrativos de la Fundación.